Bitácora de inviernos # 2

junio 4, 2018

¿Han pensado uds alguna vez en la frustración? ¿En lo que significa y cómo se tolera? Debe ser algo así como ir con todo el impulso y chocar con algo que se atraviesa que yo llamo imponderable. Seguro que aturde y desconcierta. Aceptar que algo ya no fue es tarea de titanes, de superhéroes yo creo. Igual deben dar ganas de ser chico o chica y ponerse a llorar con pataleta y todo cuando uno se enfrenta con ella. Ya les había contado que me paseo como un fantasma entre los talleres y actividades que se realizan en La Pala. Por eso fue que pude ver a una mujer que le puso hartas ganas al Seminario del actor y la actriz cómica los dos primeros días. Supe que se preparó con tiempo, que hizo lo necesario para controlar todas las variables pero aún así se le atravesó el imponderable ese y la golpeó fuerte pero en una patita. La vi aguantar con harto estoicismo el dolor y aún así trabajar con mucho esfuerzo en el último fragmento de la penúltima clase. La lesión, una contusión severa, afortunadamente sin fractura, no le permitió participar en el último día del seminario y se tuvo que conformar con observar. Yo vi sus ojos cuando ella observaba los rostros de los otros participantes que terminaron el Seminario. Y me imaginé que quería esa misma adrenalina, ese sudor y esa euforia, ese momento también para ella. El imponderable le ocasionó frustración y seguramente se dijo a si misma «ya habrá otra ocasión».